NOTA! Questo sito utilizza i cookies. Se non si modificano le impostazioni del browser, l'utente accetta. Per saperne di più.

La Verdadera Felicidad: Ananda

Ananda significa felicidad inagotable, beatitud. No se puede comparar con el placer de los sentidos; este último no representa ni siquiera la sombra de dicha felicidad. Euforia, excitación, orgasmo, todos tienen un principio y un final, motivo por el cual las personas sabias los consideran productos ilusorios de la vida humana (1). Cuando el ser está completamente satisfecho en el sí mismo no cuenta con ninguna otra aspiración. Aquel que siente ananda experimenta una sensación, un sentido de comunión con todas las criaturas, desea convertirse en amigo de ellas y se vuelve benévolo de cara a todos los seres vivientes. De hecho, la conflictividad es signo de insatisfacción, de sufrimiento. Así pues, la cubierta intelectual se mantiene por una envoltura de beatitud o alegría, júbilo esencial, anandamaya kosha. Ananda pertenece al atman, que constituye el verdadero manantial energético de la persona, de naturaleza puramente espiritual, no física o psíquica, cuyas características, además de ananda, son sat y cit. Nosotros somos alma, somos atman. Sat, cit y ananda son características imposibles de perder, pasara lo que pasara, porque son intrínsecas, inseparables de lo que somos objetiva e intimamente, a pesar de que puedan estar más o menos nubladas por la ignorancia, descuidadas o atrofiadas. Además Ananda no es simplemente el éxito de una reacción físico-química. Clínicamente se pueden inducir euforia y una vasta gama de otras muchas emociones, pero Ananda no se puede conseguir mediante reacción química. Una reacción química o en general un estado mental o emocional provocados artificialmente, tienen que ser monitorizados debido a la elevada probabilidad de degenerar provocando efectos colaterales negativos: incluso un fármaco, con la dosis equivocada, puede matar. En cambio Ananda no tiene efectos colaterales, es más, se trata de una energía que no sólo es benéfica para la propria persona sino que a su vez también desencadena gradualmente la energía latente de esa misma naturaleza en las personas que están alrededor.

Auténticos Individuos beatos puesto que son capaces de este amor divino, constituyen un recurso a disposición de todos, por lo que su compañía es inmensamente preciosa. ¿Cómo se puede despertar ananda? ¿Cómo se puede liberar al ser de los condicionamientos? ¿Cómo alcanzar la iluminación? Antes que nada, frecuentando personas que habitualmente viven con una consciencia que se ha despertado, virtuosa (sattvica); en sánscrito este tipo de compañía se denomina satsanga. Sattvaguna es una energía de la naturaleza(3) y viviendo en ella se logra poco a poco percibir la dimensión más elevada, a partir de la cual se intuyen realizaciones, respuestas satisfactorias a lo que todos buscamos desde siempre: el amor. Aquel "Amor que mueve el sol y el resto de estrellas" del que también ha hablado Dante(4) y que es causa y fin de todo lo que existe. (1) [ Bhagavad-gita V.22: Ye hi samsparsa-ja bhoga duhkha-yonaya eva teady antavantah kautenya na tesu ramate budhah - La persona libre no padece la atracción del placer material de los sentidos, sino que está siempre en una condición de éxtasis porque goza de un placer interior. De este modo, la persona realizada experimenta una felicidad sin limites porque se concentra en el Señor Supremo.] Extraído de "Pensamiento, Emociones y Realizaciones"

Marco Ferrini