NOTA! Questo sito utilizza i cookies. Se non si modificano le impostazioni del browser, l'utente accetta. Per saperne di più.

Conocer y Orientar las Pasiones

Aparentes éxitos y fracasos en la Vida - Marco FerriniUna pasión puede convertirse en una idea fija, una obsesión, capaz de absorber todos los recursos psíquicos de un individuo y, pese a sus mejores intenciones, llegar a inclinarlo hacia el precipicio. Quizá buenas razones pero empleadas sin inexperiencia o con ingenuidad. La pasión es una fuerza centralizadora de las funciones de la psique.

Y es en base al impulso de dicha específica pasión que todas las funciones quedan, en primer lugar, suspendidas, después arrolladas y, en un lapso de tiempo rapidísimo, reorientadas al sólo fin de su propia satisfacción. Como un fuego que, tras haber devorado todo, se devora a sí mismo (Bhagavad-gita III. 37-43).

Estar dominados por una pasión (juego de apuestas, venganza, envidia...) antes o después acaba induciendo a comportamientos peligrosos y destructivos. Toda la afectividad se ve afectada pues suele quedar totalmente sujetada por la pasión que rápidamente pasa a reinar con tiránica soberanía.

La literatura indovédica, acentuando la importancia sustancial entre la evolución y la involución, nos ofrece una ciencia para controlar los sentidos y la mente. Subrayando la importancia del deseo como factor decisivo para imprimir a en nuestra vida una marcha evolutiva o involutiva, definidas en la tradición como sat o asat respectivamente. Nos ofrece un claro plano del recorrido que hay que hacer para alcanzar nuestro proprio centro y vivir como seres libres, señores de nuestra demora interior.

La filosofia perenne del Bhagavad-gita (XVIII.66), la sabiduría del Shvetashvatara Upanishad (VI.23) nos proponen modelos de pasiones que no sólo no nos dañan sino que nos conducen a las vetas más altas de conciencia de nuestra eternidad, sabiduría y felicidad, en una variada y fascinante relación de amor con Dios.

Si la afectividad con sus múltiples pasiones no es constantemente dirigida hacia una meta de realización espiritual, siempre será causa de frustración y sufrimiento. En cambio, si esa misma pasión es bien dirigida evolutivamente en el recorrido hacia el objetivo más elevado, nos permite entender y realizar con alegría componente cada vez más significativos de nuestra auténtica identidad.

 
Marco Ferrini (Matsyavatara das)