NOTA! Questo sito utilizza i cookies. Se non si modificano le impostazioni del browser, l'utente accetta. Per saperne di più.

Seminario CSB Primavera 2011

Lo que dicen de nosotros

Karma y reincarnation

El viaje del alma

images/donna-cielo.jpg

Extracto tomado del texto “Psicología del Ciclo de la Vida” de  Marco Ferrini Por Carlos Cohen C.

En el contexto de una vida agitada como la del hombre moderno, plena de ansiedades que conducen al ahora conocido como “Síndrome de la vida ocupada”, o enfermedad del “no tengo tiempo” que registra efectos tan patológicos para el cuerpo, la mente y el espíritu, las personas interesadas podrían encontrar el nivel de quietud que su corazón anhela, si tan solo dedican unos instantes a escuchar la voz de su interior que los exhorta a la posibilidad de satisfacer al alma con el conocimiento acerca de su propia inmortalidad.

En su libro Psicología del Ciclo de la Vida, el Profesor Ferrini explica: “Entre tantos sucesos exitosos, el hombre moderno también ha sufrido la falla más grande: la pérdida de su posición en el contexto de sí mismo. No hay razón de porqué debemos pagar tan alto precio por los sucesos tecnológicos y científicos. Así como las funciones introvertidas y extrovertidas cuando están balanceadas y armonizadas la personalidad y el carácter pueden alcanzar crecimiento e integración, similarmente el conocimiento del mundo interno y del mundo externo debe ser desarrollado armoniosamente”.

El Prof. Ferrini continúa explicando; “Sentimos un fuerte llamado hacia la inmortalidad porque la inmortalidad está inextricablemente conectada a nuestro ser. Las diversas leyendas de la eterna juventud, del elixir de la inmortalidad, etc., nos recuerdan una necesidad fundamental y substancial del ser humano; la existencia eterna. Incluso cuando llevamos el subconsciente a la consciencia, esta necesidad de inmortalidad permanece, de hecho, tanto como una persona se vuelve iluminada y consciente, tanto como realiza su propia inmortalidad.

Todas las grandes personalidades de la historia, en todas las tradiciones espirituales, han hablado acerca de esta realidad” En las escrituras Védicas, en especial en El Bhagavad-gita tal como es, de Su Divina Gracia A.C. Bhaktivedanta Swami Prabhupada explica que dentro de un contexto como el planteado, surge una pregunta: “¿Cómo es posible que los educados filósofos, científicos, hombres de negocios, administradores y todos los líderes de los hombres ordinarios, no se entreguen al estudio del ser interior?” B.g. 7:15 Responder esta pregunta sin la guía adecuada resultaría casi imposible. Sin embargo, con la educación apropiada puede ser contestada muy fácilmente: om ajñana-timirandhasya jñanañjana-salakaya caksur unmlitan yena tasmai Sri-gurave namah (B.g. Intro.) “Yo nací en la más oscura ignorancia y mi maestro espiritual me abrió los ojos con la antorcha del conocimiento.

A El ofrezco mis respetuosas reverencias” La persona capaz de levantar su mirada hacia la conciencia, encontrará en estas palabras iluminación y el camino frente a sí se expandirá infinitamente para proporcionarle la comprensión y el entendimiento para llegar a la quietud del corazón, aun en el medio de la ardiente batalla por la subsistencia. El mismo Bhagavad-gita continúa explicando que: “Aquellos que trabajan mucho día y noche para disipar la carga de deberes que ellos mismos se han creado, muy a menudo dicen que no tienen tiempo para oír de la inmortalidad del ser viviente”.

“Tradicionalmente se considera que el universo no fue creado por accidente. De hecho, incluso sin tomar en cuenta la venerable antigüedad de los Vedas, podemos recordar que los Griegos llamaron al universo con el término cosmos, que significa “orden”. El universo es un proyecto: tiene su propio propósito. Todo tiene su propio propósito. El cosmos es teleológico, como nosotros: cada uno ha nacido con la necesidad de satisfacer un propósito. Cuando no estamos persiguiendo el propósito supremo es debido a que estamos sufriendo en alguna medida de un condicionamiento psíquico, pero el orden existe, y en Sánscrito es llamado Dharma.

Esta definición se está volviendo internacional y ya está siendo discutida en muchas universidades, así como la definición de karma, la cual está estrictamente conectada con ella. Kant habló acerca de las categorías del espacio, tiempo y causalidad: todo lo que activamos en esta dimensión es llevado a cabo por un programa pre-existente. El iluminado, el sabio, el científico de la tradición Bhakti-Vedanta define esta programación como Dharma, el Orden Ético Universal, que gobierna las órbitas de los planetas celestiales así como el crecimiento de la ameba, el brote de la hoja de pasto, los movimientos del águila volando en el cielo, las mareas y las estaciones.

Cuando nos movemos del lenguaje poético, mitológico, podemos tomar el ejemplo de Galileo, el iniciador del método científico: El enseñó que hay leyes fundamentales y universales. Una de estas leyes en el nivel psíquico es la reciprocidad. La explicación tradicional es que cada vez que violamos este orden natural desarrollamos un sentido de culpa y sufrimos consecuencias negativas porque somos partes integrales de este orden.

Nuestra estructura psicofísica está construida exactamente con los mismos ingredientes de la estructura física del universo y, similarmente de acuerdo con la antigua literatura india, nuestra naturaleza espiritual corresponde a la naturaleza de Dios, el Alma cósmica. Si no restringimos el método científico únicamente al sistema positivo, sino que lo aplicamos sobre cualquier fenómeno que puede ser reproducido y experimentado, necesitamos dar también una mayor consideración al método introspectivo, el cual está presentado de una manera altamente científica en los diversos textos como los Upanishads y el Vedanta”.

La conclusión es que la enfermedad del “no tengo tiempo” quedará sin efecto cuando la persona dirija su atención en el sentido apropiado, concentrando su mente en la meta deseada de avance inteligente mediante la educación adecuada, logrando así la profunda satisfacción del alma.

Secretary CSB tel. (+39) 587 733730 - cell. (+39) 320 3264838
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.