NOTA! Questo sito utilizza i cookies. Se non si modificano le impostazioni del browser, l'utente accetta. Per saperne di più.

Seminario CSB Primavera 2011

Lo que dicen de nosotros

Karma y reincarnation

¿Por qué la Meditación es tan importante?

Es sumamente necesario realizar ciertas aclaraciones a cerca de una tal indispensable práctica en nuestras vidas como es la meditación.

¿Por qué la meditación es tan importante? Dado que es concomitante a nuestra memoria consciente, existe una gran cantidad de material psíquico al que no tenemos acceso y que, en cambio, la meditación puede hacer que regrese a nuestra consciencia y sobre todo ayudarnos a transformarlo.

Nosotros no nacemos con el nacimiento ni morimos con la muerte del cuerpo, y a pesar de ello nuestra consciencia está limitada a un muy reducido espacio-tiempo. A través de la meditación, practicada según la Tradición Yoga, podemos expandir nuestra consciencia y retomar el contacto profundo con nosotros mismos y con nuestro origen divino.

Específicamente los Yogasutra, uno de los clásicos del Yoga junto al Bhagavad-gita, no sólo tratan los abismos oscuros del inconscientes sino también de las vetas iluminadas de la mente, no sólo del inconsciente sino también del super-consciente.

Practicando la meditación siguiendo la guía iluminada de un maestro, la persona puede gradualmente re-descubrir la mejor versión de sí misma y aprender a liberarse de los condicionamientos y de las dependencias que hunden sus raíces en el inconsciente. Las más graves: la codicia (kama), la cólera (krodha), la ilusión (moha), la avidez (lobha), la envidia (matsara).

La vida de las personas se estropea y se arruina debido a las expectativas egoístas que son expresiones de kama, la codicia. Tales expectativas, si quedan insatisfechas, producen aquella cólera que Krishna identifica en el Bhagavad-gita (III. 37) como el mayor destructor.

Moha, la ilusión o confusión mental, es consecuencia de la cólera que se desencadena a partir de kama.

De moha nace lobha, la avidez.

Las personas creen que no pueden resolver los problemas porque no tiene suficiente de aquello que desean. Pero lobha no se agota en función de lo que uno pueda aferrar. La persona enferma de avidez no se siente satisfecha con nada. Incluso si se le otorgara un mundo entero diría: ¿por qué no puedo tener también otro mundo?

Y de aquí surge la envidia, matsara, por aquellos mundos que tienen los demás y de los que la persona carece.

Las personas que se han causado más sufrimiento a sí mismas y a la humanidad son las que están enfermas de estas cinco graves formas de condicionamiento.

La meditación (dhyana) puede romper las cadenas de esta múltiple dependencia.

Para lograr dicho objetivo hace falta tener en cuenta que las emociones y los pensamientos tóxicos pueden ser recogidos y colocados por parte de la meditación en emociones y pensamientos de signo opuesto, como explica Patanjali en el Sadhana Pada sutra 33.

¿En qué consiste por tanto la meditación? Principalmente consiste en substraer las percepciones, las emociones y el pensamiento conectado a los mismos, a aquellas distorsiones y condicionamientos a los que nos hemos sumamente acostumbrados incluso hasta llegar al punto en el que ya no los reconocemos como tales.

El Bhagavad-gita completa el cuadro explicándonos que la primera distorsión, la más grave, la que origina todas las demás, es aquella de creer que somos este cuerpo y de estar sujetos a la muerte, cuando en cambio somos espirituales, eternos, dotados de una felicidad y una sabiduría intrínseca de la que sólo debemos recuperar la posesión, o lo que es lo mismo, re-adquirir la consciencia de ella.

Es una tarea ardua pero lo podemos conseguir adoptando deliberadamente una disciplina espiritual de vida (Sadhana-Bhakti), respecto a la cual la meditación en los Nombre divinos representa el perno (Harinama Mahamantra). Sobre esta meditación hablaremos con mayor profundidad en el próximo articulo.

Marco Ferrini (Matsyavatara das)